El Ánima

No. No está aquí. Y no sé en dónde pueda estar. Si le buscas, ve a mirar a los cañones, en el fondo del mar o bajo el verde de las viñas. No ha dejado mensajes para tí, ni sus amigos o parientes. Tampoco dejó agua en el plato del perro.

Si viene o le veo, le diré que estuviste aquí, pero no haré más por ti. Considera que hablaré gratis en tu nombre. Más aún: yo tampoco estoy aquí. Si me necesitas, búscame en los cañones, en el fondo del mar o bajo el verde de las viñas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s